LA EJECUCIÓN ES LA CLAVE DEL ÉXITO – caso mercadolibre

por Marcos Galperín, presidente y CEO de MercadoLibre.
La historia de MercadoLibre como caso de éxito emprendedor ilustra cuán importante es tener una idea, pero cuánto más lo es gestionar su desarrollo y puesta en marcha. Ser emprendedor implica entender que, muchas veces, llevar adelante la tarea será muy difícil. Es importante estar dispuestos a sacrificar mucho tiempo en pos del proyecto. De hecho, en ocasiones hay que priorizar el beneficio que se le quiere dar al potencial cliente antes que el propio. Pero, sin duda, lo mejor de ser emprendedor es canalizar toda la pasión en un proyecto y elegir el equipo con el que se quiere trabajar.
Según Endeavor, hay tres importantes aspectos a considerar a la hora de llevar a cabo un emprendimiento. En la etapa inicial de formación de la idea, momento de la definición del proyecto, establecer un buen plan de negocios es un elemento clave. En él se deben plasmar de forma clara los pasos a seguir: una planificación y objetivos específicos que potenciarán la idea. En el caso de MercadoLibre concretamos, a lo largo del tiempo, todo lo que habíamos determinado en el plan de negocios.
Luego sigue la puesta en marcha del proyecto: llevar la idea a la realidad. En este punto se juegan tres variables importantes: el capital, la producción y las ventas, que deberían captar toda la atención. Así, reconocer las respuestas que nos da el mercado, seguido por la adaptación de las estrategias y tácticas desarrolladas, permitirá atravesar este paso con éxito. Por eso, nosotros comenzamos con poco capital e invertimos dinero en un software enlatado. La velocidad de reacción en ese momento fue determinante porque, al mismo tiempo que salimos con MercadoLibre, se lanzaron 40 proyectos de comercio electrónico en América Latina; teníamos que ser muy rápidos y eficientes para lograr la preferencia de los usuarios. Luego concebimos una plataforma nueva y original que respondía a las necesidades específicas de los usuarios de MercadoLibre y de los “internautas” de la región. Finalmente, el tercer paso de consolidación de la empresa implica concentrarse en las oportunidades de crecimiento que se presenten y en la generación de riqueza y puestos de trabajo que se traduzcan en “valor para toda la comunidad”.
Una vez lograda la rentabilidad, en noviembre de 2005, MercadoLibre continuó creciendo exponencialmente y creando cientos de cargos tanto al interior como en el resto de la comunidad. Según un estudio de The Nielsen Company, hoy son más de 40.000 personas las que generan todo o parte de sus ingresos por medio de ventas en MercadoLibre. Teniendo en cuenta estos aspectos principales, el emprendedor deberá contar con la flexibilidad necesaria para adaptarse a los cambios económicos y políticos de la sociedad en la que se encuentra desarrollando el proyecto. Estos pueden representar un gran desafío.
En MercadoLibre, por ejemplo, aprendimos a medida que íbamos transitando el camino, siempre pensando en modificar o cambiar metodologías de trabajo que resultaran más efectivas. Nuestra empresa nació en un momento muy particular, en el que la penetración de Internet era del cinco por ciento y sólo el cinco por ciento de ese porcentaje realizaba operaciones online. Entender esto nos permitió enfocarnos en buscar usuarios donde realmente estaban y focalizar nuestras acciones en función de ello.
En los últimos 10 años, Internet creció enormemente. Hoy, en nuestro país, la penetración de Internet es del 40 por ciento. Sin embargo, aunque la tendencia de este indicador es muy positiva, todavía hay mucho margen para seguir creciendo, lo que ayudará al desarrollo del comercio electrónico, el surgimiento de nuevos emprendedores relacionados con los negocios online y la participación del usuario online.
Una de las lecciones aprendidas como emprendedor a lo largo de este recorrido es que, más allá de las fórmulas, creer y estar un 100 por ciento enfocado y disfrutar de lo que uno hace otorgarán la energía para seguir adelante frente a los desafíos que se presenten. Luego, en lo que al proyecto se refiere, es vital asegurarse de que el emprendimiento sea el verdadero objetivo; llevar la idea adelante y ponerla en acción, más allá de los ingresos que el proyecto genere. Finalmente, hay que comprometerse con la idea, con la mirada siempre puesta en el largo plazo.
© Gestión
fuente:wobi

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyight © 2014 by LG. Proudly powered by WordPress.
Theme DW Fixel by LG.